viernes, 5 de abril de 2013

Julios pide al Gobierno que intermedie para que Cabildo y Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria den una solución definitiva a los vecinos de Salto del Negro

La portavoz adjunta del Grupo Nacionalista Canario denuncia el limbo en que se encuentra Gran Canaria en cuanto a gestión de residuos


La portavoz adjunta del Grupo Nacionalista Canario (CC-PNC-CCN) y diputada por Gran Canaria, María del Mar Julios, ha pedido al Gobierno de Canarias que intermedie para que el Cabildo de Gran Canaria y el Ayuntamiento de las Palmas de Gran Canaria “se sienten y den una solución definitiva a los problemas que los vecinos de Salto del Negro tienen con los vertidos que se están realizando en el complejo medioambiental y que no se corresponden con el uso que estaba estipulado para el vertedero”.

La portavoz del Grupo Nacionalista lamentó que ambas instituciones se tiren la pelota “mientras los vecinos ven como su problema no solo no se resuelve sino que se prolonga hasta el punto de poder llegar a generar graves problemas medioambientales”, insistió.

“Hemos tenido un vaso ilegal. Ahora el que funciona lo hace en situación irregular porque estaba diseñado para acoger el vertido que generara la planta, no las basuras, y lo peor de todo es que esos desechos se pueden filtrar en el subsuelo generando graves problemas medioambientales y de salud pública”.

Para María del Mar Julios es “intolerable el limbo en el que se encuentra la isla de Gran Canaria en cuanto a gestión de residuos”. “Es preocupante que en 2009 se iniciara el plan territorial de residuos y en diciembre de 2011 se haya aprobado la caducidad del procedimiento porque eso significa que no solo no avanzamos sino que vamos para atrás”, insistió.

María del mar Julios aseguró que el Grupo Nacionalista Canario está muy preocupado por los graves problemas de salud pública y medio ambiente que puede generar el actual vertedero de Salto del Negro, “que no está en condiciones técnicas de albergar la basura porque estaba pensado para otros menesteres”. “Como también nos preocupa su cercanía con la población y que los perjuicios que sufren los vecinos del barrio se estén extendiendo a otros núcleos cercanos”, manifestó.

Para Julios, esto viene a ser solo un ejemplo de la mala situación que vive la isla respecto a la gestión de residuos. “Es un problema histórico no resuelto sobre el que están protestando muchos de los alcaldes de las islas, entre otras cuestiones porque, por ejemplo, se ha incrementado siete veces la tasa por residuos hasta los 12 euros por tonelada y parece que puede llegar a los 40, algo que, en algunos casos, ya está repercutiendo en el bolsillo de los ciudadanos”, concluyó.