martes, 12 de marzo de 2013

Carmelo Afonso (CC): “Cardona y Soria son los culpables del disparate perpetrado con la Biblioteca Pública del Estado”


La formación nacionalista reclama “un acuerdo que permita salvar el edificio” al mismo tiempo que exige responsabilidades “por el alto precio que habrá que pagar para resolver este desaguisado con dinero público”


El secretario local de Coalición Canaria de Las Palmas de Gran Canaria, Carmelo Afonso, responsabiliza al alcalde de la Ciudad, Juan José Cardona (PP) y al ministro, José Manuel Soria (PP), de la chapuza urbanística en torno a la Biblioteca Pública del Estado, y culpa al Ayuntamiento de la situación actual de este embrollo jurídico, urbanístico y económico, que avergüenza de la ciudadanía de la capital grancanaria, “y cuyo único culpable es el PP”.

Todo ello, según Carmelo Afonso, máximo responsable de la formación nacionalista, por varias cuestiones "primero; por no elaborar previamente el Plan Especial que ordenara el lugar (a pesar de las recomendaciones de los técnicos). Segundo; no toda la parcela estaba destinada a equipamiento cultural (no existía tampoco una ordenación específica para el mismo) sino que una parte era para espacio libre, y a pesar de todo ello se da licencia al Ministerio de Cultura en 1997, con el beneplácito de la Comisión de Gobierno que dirigía entonces José Manuel Soria como Alcalde y de la que formaba parte Juan José Cardona como concejal capitalino. Licencia que ha venido a demostrar que estaba rematadamente mal otorgada, y al margen del ordenamiento urbanístico, independientemente de las propuestas absurdas y extemporáneas dadas posteriormente, al mismo, mediante la adaptación del Plan General a la Ley del Territorio”.

Para el dirigente nacionalista “ahora el Alcalde nos intenta engañar planteando que la solución es como la que se dio a la Supercomisaría, negociando con los vecinos afectados o amparándose detrás de frases como que no se imagina ese espacio sin la Biblioteca intentando disfrazar su responsabilidad y la de su jefe de filas. En todo caso, y ellos dos lo saben, está claro que toda esta serie de despropósitos chapuceros nos va a salir carísimos a todos los que vivimos en Las Palmas de Gran Canaria, al margen de la solución que se aplique, las arcas públicas tendrán que aportar unos cuantos millones de euros por este desaguisado, por la grave irresponsabilidad de algunos dirigentes del Partido Popular en Canarias”.

Afonso entiende que "tenemos que buscar la solución más adecuada para el interés general y para ello es necesario un gran acuerdo institucional y de todos los partidos políticos, cuyo único objetivo sea salvar la Biblioteca Pública del Estado, independientemente de las consiguientes responsabilidades políticas que Coalición Canaria exige."

Asimismo, el dirigente nacionalista recordó que los jóvenes militantes de Coalición Canaria en Las Palmas de Gran Canaria protagonizaron una “quedada” a través de redes sociales hace ya dos años para protestar por el supuesto derribo de la Biblioteca. Acto, al que acudieron numerosos usuarios del edificio público y por el que el organizador del mismo fue sancionado administrativamente por la Delegación del Gobierno en la Isla.