jueves, 7 de febrero de 2013

Coalición Canaria en Las Palmas de Gran Canaria denuncia que la guerra interna del PP en torno al vertedero de Salto del Negro perjudica gravemente a los ciudadanos de la capital


Hace falta que se establezca un diálogo con los diferentes municipios de la Isla, y en particular con Las Palmas de Gran Canaria

Es evidente que existe una “guerra declarada” entre las principales instituciones de Gran Canaria; el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y el Cabildo de Gran Canaria, ambas gobernadas por el Partido Popular



Coalición Canaria en Las Palmas de Gran Canaria pide una reflexión al Partido Popular en Gran Canaria ya que el “decretazo” de Bravo de Laguna por el uso del futuro complejo medioambiental Salto del Negro y la falta de diálogo con los diferentes municipios de la Isla, y en particular con Las Palmas de Gran Canaria perjudica gravemente a los ciudadanos de la capital.

Durante estas últimas semanas hemos presenciado lo que algunos medios de comunicación han denominado “el pulso de la basura”, una “guerra declarada”, entre el “Cabildo de Gran Canaria y el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria”.

Es lamentable que dos de las administraciones más importantes de la Isla, entren en este tipo de confrontaciones, no es necesario recordar que ambas están gobernadas por el PP. Ya denunciamos en su momento la falta de diálogo y consenso entre el Cabildo y los ayuntamientos de Gran Canaria, incumpliendo incluso, una promesa del Presidente del Cabildo, José Miguel Bravo de Laguna (PP), de consensuar esta políticas con los municipios.

Al final, y como viendo siendo habitual en aquellas administraciones donde gobierna el Partido Popular, acaban pagando las consecuencias los ciudadanos.

Desde esta organización exigimos a los señores Bravo de Laguna y Cardona, que finalicen este espectáculo bochornoso y cumplan con la legislación vigente, además de comenzar un diálogo, para encontrar soluciones, con los vecinos afectados en la zona, que día tras día tienen que soportar los inconvenientes ocasionados por su desastrosa gestión del vertedero.