miércoles, 21 de septiembre de 2011

Una extraña fórmula de protección

Por Jorge Pulido Santana

 El 23 de abril de 1993, por parte del Cabildo de Gran Canaria se iniciaba el proceso para la declaración de "La Cueva de Los Canarios" como Bien de Interés Cultural, en el decreto que notificaba este hecho se mencionaba un informe de la Inspección Insular de Patrimonio Histórico que manifestaba en referencia a la zona, "Constituye un conjunto de cuevas de habitación, graneros y cantera de molinos, de origen prehispánico, que son un valiosos exponente en la cultura de los antiguos canarios y que se hallan en mal estado de conservación, alterados por usos recientes y que merecen protección."

Por otro lado, los distintos grupos de gobierno de partidos españolistas que han dirigido el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, han utilizado para sus campañas slogans "sugerentes" sobre la defensa y protección de esta zona de La Isleta, como de El Confital, aunque sin aclarar cuál sería la fórmula utilizada para la protección de tan bellos parajes.

Pues, ya hemos comprobado cómo se protegen los espacios naturales en Las Palmas de Gran Canaria, basta con acercarse a una oficina de información turística del Ayuntamiento y lo veremos en los mapas, con escala 1:15000, que nos ofrecen del municipio, bueno para expresarlo más parecido a la realidad, no lo veremos, porque la fórmula elegida para su protección es que no aparezcan en los mapas, el municipio termina en la zona de la "Plaza del Pueblo", quedan como "zona protegida", la parte alta de La Isleta, Las Coloradas, El Confital y por supuesto, la zona de La Cueva de los Canarios.

El artículo 9, de la Ley 4/1999 de Patrimonio Histórico de Canarias, establece que le corresponde a los Ayuntamientos especialmente, vigilar el Patrimonio histórico que exista dentro de su municipio, "notificando al Cabildo Insular correspondiente la existencia de cualquier factor que amenace o pueda amenazar sus valores, sin perjuicio de la inmediata adopción de las medidas cautelares que sean precisas para la preservación de los mismos". Todos los que nos hemos acercado por la cueva hemos comprobado como la vigilancia del entorno brilla absolutamente por su ausencia, La Cueva de Los Canarios, es decir, nuestra cueva, en estos momento es un Bien totalmente desprotegido.

En el mismo artículo de la Ley, también se establece que los Ayuntamientos deben realizar las acciones oportunas para dar a conocer el valor cultual de los bienes declarados que se encuentren en su municipio, evidentemente esto choca de frente con la actitud del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria que claramente no se preocupa por nuestra historia.

La gran mayoría de los canarios nos sentimos orgullosos de nuestros abuelos, queremos que se conserve su rastro, queremos dejar su huella para que nuestros nietos los conozcan, a pesar de lo que pretenden algunas instituciones como el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no queremos que se margine nuestra cultura milenaria, QUEREMOS VIVIRLA, DISFRUTARLA, NO ESCONDERLA.