lunes, 6 de junio de 2011

Los ciudadanos nunca se equivocan

Por Eusebio Bautista Vizcaíno

Después de dos meses de inactividad plumífera y de unas elecciones, retomo la labor para comentar los resultados al Ayuntamiento de nuestra capital. Un vistazo a los datos electorales, permite sacar algunas conclusiones, que tal vez conviene resaltar.

La primera es que la famosa “ola” del PP (a nivel peninsular) se detuvo en La Isleta, y no llegó a la capital, ya que solo subió poco más de 7.000 votos, alcanzando los 68.600. La pregunta obligada es ¿Cómo se obtiene una mayoría amplia – 16 concejales – con esos votos? La respuesta es sencilla: con la colaboración de la debacle socialista en nuestra ciudad.

El PSOE pasó de una mayoría – por los pelos – en 2007, con menos de 71.000 votos, a los 36.600 votos de 2011. ¡Una pérdida de votos de más del 48 %! En los 32 años de vida municipal democrática de nuestra ciudad, desde 1979, ningún partido ha sufrido un varapalo tan espectacular.

Vuelve a surgir otra pregunta obligada ¿Por qué el desplome socialista municipal? Hay una razón común para todos los gobiernos socialistas: les ha afectado y mucho la mala situación económica. Pero hay, además, otras razones exclusivas de los socialistas en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria: El desaguisado que han organizado en los cuatro años de mandato municipal.

Hace unos días me llegó un comentario de Jerónimo Saavedra, quejándose amargamente de la ingratitud de los ciudadanos, “después de la gestión que habían hecho en estos cuatro años”. Creo que precisamente, los resultados electorales de los socialistas, son consecuencia de la mala gestión municipal.

Sin ánimo de ser exhaustivo, me vienen a la memoria algunos de los “affaires” por los que ha pasado el grupo municipal socialista o han sufrido la ciudad y sus ciudadanos, en los últimos cuatro años:

Tres responsables del área de Urbanismo, dos responsables de Economía y Hacienda, dos responsables de Servicios Sociales y dos portavoces diferentes.

Problemas continuados con la limpieza de la ciudad y el mantenimiento de los jardines. Lío con el concurso de las guarderías infantiles. Agujero en el presupuesto de 2008 (48 millones de déficit). Intento frustrado de privatización de guaguas.

Problemas con la falta de nichos en los cementerios. La calle Obispo Romo cerrada durante más de tres años y medio. Lío con la zona azul y sus empleados. Lío con la recogida selectiva de plásticos y cartones y el personal de la empresa que la realizaba.

Problemas con el equipamiento de la policía local y los bomberos. Subida del precio del billete directo de guaguas (2009) en casi un 10% (de 1,10 a 1,20 €). Subida del agua de abastecimiento en más de un 6%. Terrorífica subida de impuestos en 2009 – IBI un 31,14%, circulación un 20 % - y tasas municipales – por ejemplo vados en algunos casos un 200% - que se han empezado a cobrar a finales de 2010, pocos meses antes de las elecciones.

¿Cómo puede Jerónimo Saavedra hablar de buena gestión municipal? Es evidente que los ciudadanos se han acordado de algunos de los temas antes mencionados al ir a votar. Y han votado en consecuencia. Muchos se han ido al voto en blanco o nulo, que han crecido de 3.600 en 2007 a 11.200 en 2011. Otros se han ido a otros partidos.

Las consecuencias de la mala gestión socialista la ha pagado también Nardy Barrios, su socia con Compromiso hasta unos meses antes de las elecciones. Creció en 800 votos (un poco menos del 8%) pero esperaba crecer mucho más. Aunque dejó el gobierno municipal después del verano de 2010, los ciudadanos no se olvidaron que estuvo tres años y pico acompañando a los socialistas.

Cuando la ciudadanía vota nunca se equivoca, aunque en esta ocasión igual se ha pasado de frenada. El fuerte castigo a los socialistas, le ha dado la mayoría al PP, probablemente, sin que los ciudadanos se lo propusieran, ya que no recibieron votos suficientes para, por si solos, alcanzar la mayoría. En los años 1995, 1999 y 2003, el PP obtuvo mayorías siempre con más de 80.000 votos.

Los más de 34.000 ciudadanos que le retiraron el voto Jerónimo Saavedra en 2011, seguro que no pensaron precisamente en la “buena gestión municipal” socialista de los últimos cuatro años.