lunes, 7 de marzo de 2011

Guaguas gana una batalla a Global.

Por: Eusebio Bautista Vizcaíno*

"Mientras se soluciona el problema del software para la Tarjeta Única, los ciudadanos son los grandes perjudicados, ya que no pueden acceder a los descuentos"



Me van a perdonar que titule como una victoria el hecho de que Guaguas le haya ganado ¡por fin! una batalla a Global, pero es que nos tienen acostumbrados a que, de una manera o de otra, los pleitos siempre los termina ganando, por activa o por pasiva, Global frente a Guaguas Municipales… Esa ha sido la historia de los últimos tiempos.

Sin embargo, en esta ocasión, con la sentencia del juzgado de primera instancia número uno –de junio de 2010– la Magistrada Juez condena a Global a pagar a Guaguas Municipales 2.989.680,20 euros, como consecuencia del uso de la Tarjeta Insular entre los años 2001 y 2003.

Es verdad que la sentencia ha sido recurrida por Global, pero mientras se ve el recurso, el juzgado ha ordenado, con fecha del pasado 2 de febrero, el embargo de bienes de Global por 3,3 millones (principal más intereses).

Ya en las cuentas de Guaguas Municipales del año 2006, figuraba la deuda de Global por este importe, y los auditores recomendaron la anulación del apunte, porque no veían claro que pudiera cobrarse. Tuvieron poca fe en que la razón estaba de parte de Guaguas Municipales.

Pero siendo este hecho por si solo importante –la sentencia a favor de Guaguas y el embargo de bienes de Global–, lo es más en la particular guerra que mantienen las dos empresas, en el campo de batalla del transporte público de pasajeros en Las Palmas de Gran Canaria.

Del bando de Global está la Autoridad Única del Transporte, los políticos que llevan el transporte público de pasajeros en el Cabildo de Gran Canaria, y varios de los políticos que gobiernan en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Por eso, porque Guaguas Municipales no tuvo padrinos “tan importantes”, es por lo que estuvo a punto de su privatización, que por un casual, iba a caer en manos de Global.

Como la privatización de Guaguas no fue posible –in extremis y por los pelos– Global se despachó por libre con las paradas en zonas urbanas de Las Palmas de Gran Canaria. No es de recibo que cuando el número de pasajeros del transporte público se mantiene, o aumenta ligeramente en toda España –y en Canarias– en Las Palmas de Gran Canaria, Guaguas Municipales pierda en 3 años 2,5 millones de pasajeros.

¿Cuántos ciudadanos de nuestra capital prefieren gastarse un poco más y coger Global dentro del casco urbano, para llegar antes? Cientos a diario. Miles en la semana. Cientos de miles al año. Me parece muy bien que el ciudadano utilice Global dentro del casco urbano para mayor rapidez, pero con compensación económica a Guaguas Municipales. Compensación económica que debe exigir el Ayuntamiento como propietario de Guaguas, pero no lo hace.

Compensación económica que está recogida en los Estatutos de la Autoridad Única del Transporte (AUT) pero su dirección –y el Cabildo– miran para otro lado. Compensación que queda reflejada en las canceladoras instaladas en las guaguas de Global, pero que nadie tiene interés en controlar.

Y la última trastada que le han hecho a Guaguas (y a los ciudadanos de la capital) es dejarla fuera de la nueva Tarjeta Única válida para toda Gran Canaria, pero no para Guaguas Municipales y Las Palmas de Gran Canaria. ¿Cómo se puede dejar fuera del sistema de Tarjeta Única –descuentos de hasta un 40% sobre el precio– a la empresa que transporta más pasajeros en toda la isla? ¿Cómo se pueden dejar fuera a 30 millones de pasajeros?

Parece que el problema es que Guaguas Municipales tiene una tarifa más baja que Global y el resto de las pequeñas compañías en Gran Canaria. Y que el software del sistema no está preparado para compensar esa diferencia.

Hace casi un año, la AUT (y Global) intentaron que Guaguas Municipales subiera el precio del billete de 1,2 a 1,3 euros, pero el Ayuntamiento, con buen criterio, se opuso.

Mientras se soluciona el problema del software para la Tarjeta Única, los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria son los grandes perjudicados, ya que no pueden acceder a los descuentos. Habrá que recordar a la ciudadanía quién controla la Autoridad Única del Transporte y el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, ahora que estamos cerca de las elecciones locales y en consecuencia, de la renovación de cargos públicos, tanto en el Cabildo como en el propio Ayuntamiento.

*Eusebio Bautista Vizcaíno
Miembro de la Ejecutiva Nacional de Coalición Canaria