miércoles, 23 de marzo de 2011

Ciudadanos de segunda en Tamaraceite, San Lorenzo y Tenoya

 Por: Eusebio Bautista Vizcaino*

Los vecinos de los barrios de Tamaraceite, San Lorenzo y Tenoya se han cansado de ser ciudadanos de segunda y se han hartado de pagar el transporte público de viajeros más caro que el resto de los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria.


El Ayuntamiento y la Autoridad Única del Transporte (AUT) habían acordado que Global preste el transporte de viajeros – en vez de Guaguas Municipales – en una serie de barrios del antiguo distrito VIII, con el consiguiente quebranto económico para sus habitantes, no solo por el precio del billete – más caro en Global que en Guaguas Municipales – sino porque además, los jubilados y los estudiantes no tienen bonificaciones en Global, que si tienen en Guaguas.

En este sentido, hace unos días la prensa recogía unas declaraciones de Jerónimo Saavedra en las que decía “la Autoridad Única del Transporte es la que tiene que tomar una decisión” refiriéndose a como debería establecerse la prestación del servicio público de transporte en el distrito de Tamaraceite, San Lorenzo y Tenoya.

¿Ustedes se imaginan que los ciudadanos que viven en La Isleta tuvieran que pagar más caro el transporte urbano de viajeros que los que viven en Mesa y López? Pues eso está pasando en varios barrios de Tamaraceite y Tenoya (Las Mesas, Los Giles, Ladera Alta, Tenoya, etc.,) y dentro de poco – si los vecinos no reaccionan y se plantan – va a instituirse en otros más. Como por ejemplo en Ciudad del Campo y San Lorenzo.

El alcalde, en un claro olvido de que las competencias en el transporte público urbano de viajeros son exclusivas del Ayuntamiento, desvía el problema y se escuda en que “Es un tema muy complejo, porque no solo tenemos la irracionalidad de que un municipio crece sino un límite que no coincide con el límite de la superficie del municipio”. Y vuelve a insistir en que “no es un tema fácil de resolver pero la Autoridad Única del Transporte es la que tiene que tomar una decisión...”

Los vecinos habían puesto sus esperanzas en la entrada en servicio del Intercambiador de Tamaraceite, y se habían creído la milonga que algunos munícipes les habían contado de “guaguas pequeñas que unieran los barrios con el Intercambiador, y transbordo a guaguas grandes – o lanzaderas - para ir a cualquier parte de la ciudad”.

No importa que el acuerdo entre el Ayuntamiento y Global, para que esta última compañía se quede con las principales líneas del distrito, “expulse a los vecinos de barrios enteros de la ciudad del sistema tarifario municipal y provoque un profundo agravio a todos aquellos ciudadanos que quieran desplazarse a la zona” como dice el reconocido experto gestor en transporte público de viajeros Ricardo Ramírez.

Ramírez también entiende que las concesiones de líneas de transporte urbano de viajeros “no se pueden otorgar sin concurso”. El acuerdo del Ayuntamiento y la Autoridad Única del Transporte no tienen en cuenta el tema de las concesiones ni les preocupa. Van a hechos consumados.

Pero con lo que no habían contado ni Jerónimo Saavedra, ni el Ayuntamiento ni la Autoridad Única del Transporte, cuando planificaron la entrega de Tamaraceite y sus barrios a Global es con la unidad de los vecinos, que sin distinción de credos y partidos políticos y en defensa de sus legítimos intereses, redactaron un escrito con 12 demandas concretas, que es un compendio de sentido común.

Entre otras demandas, solicitan tener un representante de los ciudadanos – elegidos por los vecinos – en la Autoridad Única del Transporte, con voz y voto, en temas que conciernan a los intereses vecinales. La ciudadanía se ha percatado de que la AUT es la escusa perfecta que busca el Ayuntamiento para lavarse las manos, y quieren estar en ella.

Es tal la situación de hartazgo de los vecinos, que amenazan con movilizaciones, si no se dan soluciones a sus necesidades de transporte urbano, en un plazo de tiempo que termina a finales de marzo. Por lo pronto ya han conseguido que no se inaugure el Intercambiador en la fecha prevista. Y alegan, con toda la razón, que si el problema es que una buena parte del distrito no tiene la consideración de urbano, que el Ayuntamiento la cambie.

Los vecinos de los barrios de Tamaraceite, San Lorenzo y Tenoya se han cansado de ser ciudadanos de segunda y se han hartado de pagar el transporte público de viajeros más caro que el resto de los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria.

Y pregunto yo ¿El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no es dueño de una empresa de transporte público de viajeros que se llama Guaguas Municipales?

*Eusebio Bautista Vizcaíno
Miembro de la Ejecutiva Nacional de Coalición Canaria